HISTORIA


In memoriam Pedro Morales Cuenca.
En la localidad conquense de Torrejoncillo del Rey, fue descubierta en el año 1955, por D. Pedro Morales, una cavidad revelada en sueños, como el lugar donde se hallaba oculto un singular tesoro escondido en un palacio de cristal. La cavidad resultó ser una mina romana de lapis specularis, de la que no quedaba ni el recuerdo, y tras la expectación inicial, y sobre todo, tras la muerte de Pedro Morales, fue relegada al olvido.
Retomada su exploración desde la perspectiva de una investigación arqueológica en el marco del Proyecto "Cien mil pasos alrededor de Segóbriga" para el estudio la minería romana del lapis specularis, la mina ha sido intervenida desde varias disciplinas científicas revelándose como una de las más atractivas para la investigación.
Apenas un kilómetro al noroeste de la población conquense de Torrejoncillo del Rey, se localiza al lado de un antiguo camino con dirección a Valparaiso de Abajo, una pequeña elevación conocida como el Cerro de la Mora Encantada. El sitio, al igual que otros incontables parajes de la geografía hispana, recoge la toponimia de "Mora Encantada", y como en otras localidades, es sinónimo de leyendas relacionadas con la tradición oral y con la pervivencia de substratos culturales que reflejan la antigüedad y el recuerdo histórico del lugar.
En el caso concreto de Torrejoncillo del Rey, según su leyenda particular más o menos aderezada con las lógicas variantes, en la madrugada de San Juan (24 de junio) y en tiempos ya remotos, solía aparecerse una joven princesa mora de excepcional belleza, que peinaba su larga cabellera sobre el cerro, hasta que una vez fue sorprendida por un hombre, desapareció como por encanto, y desde entonces, no volvió a salir jamás. Tras su desaparición, el pequeño cerro fue conocido con el legendario nombre de "Mora Encantada" que aún perdura.
El mito, como en otros lugares e incluso en otros países, no hace sino enmascarar una manifestación de nuestro pasado histórico de difícil explicación para la comprensión de la población local, que sustenta y adorna la leyenda con el reflejo de tesoros y encantamientos que perduran en la memoria colectiva a lo largo de los siglos.
En la mencionada localidad, en el año de 1955, el vecino del pueblo D. Pedro Morales Cuenca, soñó que en el mencionado cerro de "La Mora Encantada", encontraba tras excavar, un ataúd blanco que contenía en su interior un tesoro de monedas de oro.
Confiado en el vaticinio onírico de la ensoñación, decidió contárselo a su amigo Alfonso Feijoo López y a su yerno Juan García Teruel, a los que convenció para que le secundaran en la tarea de hacerse con una previsible fortuna.
Decididos en la empresa y tras excavar los cinco metros, dieron con las paredes de un pozo picado a mano y colmatado de escombros, que continuaron hasta llegar a unos veinticinco metros de profundidad. Alcanzada esta cota, pudieron acceder a través de un boquete a una gran estancia de la que partían infinidad de galerías, y en donde las paredes estaban tapizadas de cristal. El supuesto palacio de la Mora Encantada se abría ante sus ojos...
Las burlas e incluso coplas por parte de algunas gentes del pueblo con las que se acompañó la titánica tarea de excavación de los implicados, se trocaron en sorpresa y admiración ante la aparición de un lugar críptico lleno de fulgurantes espejos y brillos mágicos.
El descubrimiento de la cavidad tuvo en su momento una gran notoriedad y repercusión social, de manera que hasta se dispuso desde el Gobierno Civil de la provincia del envío de tres dotaciones de la Guardia Civil para poner orden entre los curiosos y requisar el presumible tesoro por aparecer.
Por su parte, la prensa nacional se hizo eco de la noticia y mandaba a sus corresponsales a la localidad conquense de Torrejoncillo del Rey para entrevistar a los protagonistas y narrar tan atrayente y sugestiva historia.
Pedro Morales había soñado con anterioridad que en una finca de su propiedad tras excavar un pozo encontraba agua. Para sorpresa de propios y extraños, excavó y encontró agua en un lugar que parecía imposible, y en el que aún hoy no falta el agua ni en los veranos más tórridos, por lo que su presagio fue tomado totalmente en serio por Alfonso Feijoo y Juan García.



miércoles, 22 de diciembre de 2010

Dra ANTJE KRUG-EXPERIENCIA EN LA MINMA



Relato de la doctora Krug, miembro del Instituto Arqueológico Alemán, acerca de su visita al yacimiento romano de Lapis Especularis en Torrejoncillo del Rey


Por Dra. Antje Krug
Hace pocas semanas recibí en Berlín la invitación a una excursión arqueológica, que la Asociación de Amigos del Instituto Arqueológico Alemán de Madrid había planeado para el 20 de noviembre. El objetivo de esta excursión era tan inusual, tan excitante y estimulante, que decidí espontáneamente hacer una escapadita a Madrid, para ver las minas romanas del Lapis specularis. Ahora puedo decir que esta escapada ha merecido realmente la pena.

Por supuesto, un arqueólogo debe hacer previamente «los deberes», porque el Lapis specularis y las minas en las que se extrae no forman parte del conocimiento común, al menos, no para mí. El Lapis, dicho de una manera prosaica, es el yeso, y este mineral tan utilizado existe en muchas partes del mundo antiguo. Sin embargo, el yeso cristalino es mucho más escaso, sobre todo de un tamaño tan impresionante y de una calidad tan «cristalina». Plinio el Viejo, un militar al que le entusiasmaban las ciencias, le dedica varios párrafos en su «Historia natural» del siglo I d. C. (libro XXXVI, pp. 160-162). Para él, el Lapis specularis, encontrado en los alrededores de la ciudad ibero-romana de Segóbriga, era especialmente destacable, y allí es a donde se dirigía la excursión. Bien es cierto que, en la Antigüedad, también se descubrieron yacimientos en Chipre, Capadocia y Sicilia, y «hace poco», según Plinio, también en África, pero el Lapis specularis español, y concretamente el de Segóbriga, es el mejor. El yeso cristalino es un mineral relativamente blando que se puede cortar fácilmente (dureza 2 en la escala de Mohs), y además soluble en agua. Sin embargo, es posible partirlo en finas láminas iguales y, por su buena calidad, es claro y translúcido. No solamente translúcido, como el alabastro o las finas láminas de mármol, sino tan claro que, a su través, es posible ver y reconocer lo que hay al otro lado: el material ideal para las lunas de ventanas. De ahí proviene el nombre Lapis specularis, la piedra con la que o a través de la cual se puede ver.

La excursión nos condujo a una colina vinculada con la leyenda de «La mora encantada», la princesa mora sometida a un hechizo, que vive en un palacio subterráneo. En una época sorprendentemente moderna, un hombre que vivía cerca de aquella colina soñó que había bajado a un palacio lleno de cristales relucientes y que encontraba allí un tesoro de objetos de oro: una historia que recuerda a otras muchas sagas similares del norte de Europa, referidas a cuevas, tesoros, enanos y princesas. Sin embargo, gracias a este sueño, se redescubrió una mina romana de la que precisamente se extrae este Lapis specularis.

El presidente de la Asociación, el Sr. Frank Abegg y el Director científico del Instituto Arqueológico alemán de Madrid, Thomas G. Schattner habían preparado muy bien la excursión y habían establecido contactos con un círculo de arqueólogos comprometidos, entregados al patrimonio arqueológico de los alrededores de Segóbriga. El Sr. Juan Carlos Guisado di Monti acompañó a los Amigos y les proporcionó mucha y variada información durante el viaje sobre los lugares antiguos y sobre el objetivo de la excursión, la «Mina de la mora encantada». Una vez allí, tres jóvenes arqueólogos estaban esperando a los visitantes, equipados al estilo de mineros con cascos y linternas para cuevas, y les condujeron a la mina en sí y, sobre todo, echaban una mano. La mina es accesible para visitantes, pero no es ningún parque que se pueda atravesar con comodidad. Uno se enfrenta con respeto a un pozo que parte de la cima de la colina y que conduce en vertical a varios metros de profundidad, pero la «entrada de visitantes» está aún más abajo. A partir de ahí, sinuosos pasillos y pozos conducen hacia las profundidades.

Lo más notable de la mina es que, después de que la abandonaran los trabajadores de la mina en tiempos de los romanos, no ha vuelto a ser explotada. A manera de una ventana en el tiempo, uno se pone en la situación de los mineros de la Antigüedad y es capaz de percibir directamente las difíciles condiciones de trabajo de aquella época. El recorrido y la altura de las galerías las determinaron los ansiados Lapides. Un pequeño mapa en el folleto muestra el laberinto de pasillos, por algunos de los cuales solo se puede pasar arrastrándose —a los visitantes se les eximía de realizar este ejercicio— y que luego se amplían formando grandes cavernas o conducen en empinada pendiente hacia el exterior. Las paredes están cubiertas de las rayas producidas por los picos de los mineros, con los cuales extraían la roca y los cristales de yeso. En las huellas de los golpes —uniformes y con una ligera forma de arco— es posible reconocer que los picos los manejaban unos canteros expertos. Los arqueólogos acompañantes llamaron la atención sobre pequeños e insignificantes huecos a lo largo de los pasillos y galerías, en los que pequeñas lámparas o simplemente aceite con un pabilo disipaban un tanto la oscuridad. En algunos lugares, en lugar de escaleras, había agujeros para escalar que conducían en vertical hacia las alturas.

En los techos de las galerías y en las paredes de lecho de roca todavía pueden reconocerse enormes cristales de yeso de hasta un metro de longitud, que fueron extraídos aquí y en los alrededores. Sus superficies lisas brillan y relucen también en estado puro, sin pulir, delante de la roca. Aquí es muy fácil imaginar cómo surgió la leyenda del palacio de cristal, sobre todo cuando los cuidadores de este lugar no pueden resistir la tentación de recuperar algo de aquel esplendor de cuento de hadas a través de la magia de colocar discretamente pequeñas lámparas detrás de los cristales. En algunos lugares también se puede ver todavía la técnica con la que primero separaban casi por completo la piedra de alrededor de los cristales y luego lo hacían saltar literalmente. Algunas paredes están cubiertas de minúsculos cristales de yeso, a los que los romanos llamaban «cenizas de yeso». La capacidad que el yeso soluble en agua tiene para cubrir otras superficies o animales muertos con una fina capa ya resultaba fascinante para los hombres de la Antigüedad; en ello se veía, como también lo hacía Plinio, una especie de fosilización. Alrededor del agujero de entrada a la cueva y en la parte de arriba, sobre la colina, yacen innumerables fragmentos de este yeso claro y translúcido, que se extraía aquí a la luz del día. Estos mismos fragmentos brillantes podrían todavía utilizarse, por ejemplo, a manera de grava centelleante, para esparcirla en el Circus Maximus de Roma.

Precisamente estas cualidades, la resistencia al sol y al frío, que tanto destacó Plinio, y la posibilidad de partirlas perfectamente, convierten al Lapis specularis en el material ideal para lunas de ventanas. Hoy un material universal, en la Antigüedad fue un descubrimiento de gran aceptación, que proporcionaba luz de día a los espacios interiores de las lujosas villas y que, al mismo tiempo, protegía del frío y las condiciones climatológicas adversas. Aproximadamente a comienzos de la época imperial romana, cuando ya fue posible fabricar cristal incoloro de gran superficie y a gran escala, era una cuestión de rentabilidad decidir si se continuaba utilizando el Lapis specularis, ya que, si bien era infinitamente más hermoso, también era muy difícil de extraer.
A la entrada de la localidad de Caracenilla, el Sr. Guisado di Monti hizo una parada junto a un puente romano. Hoy en día, encajonado entre las calzadas de la moderna carretera, habría sido fácil pasarlo por alto. Los que, al oír el término «puente romano» pensaron en los monumentos de piedra con varios arcos como, por ejemplo, el de Mérida o Nimes, quedaron decepcionados al principio. Sin embargo, los que deben moverse, ya sea a pie o con un vehículo, por carreteras que no tienen ningún puente saben apreciar uno pequeño. El puente romano de Caracenilla no estaba pensado para carros, sino para animales de carga y peatones, pero era de construcción sólida de piedra. Una mirada al lecho del río que el puente atraviesa pone en evidencia que este pequeño riachuelo puede convertirse rápidamente en un río impetuoso, cuyos bríos ha podido resistir hasta el momento esta construcción de masivos sillares de piedra. Una sólida obra de ingeniería romana, sobre la que es posible pasar con seguridad gracias a su restauración.

También paramos en un campo arado, sobre cuya superficie yacían escombros de piedra y mortero, así como muchos restos de terra sigillata y cerámica de uso diario, las huellas de una villa rustica romana de la época imperial tardía. Un edificio de ladrillo de varios metros de altura es el resto de un mausoleo que formaba parte de la villa. Esta villa, que tenía suelos de mosaico, era algo más que una granja y tenía más bien carácter de hacienda. También el mausoleo, con su revestimiento de mármol y sus sarcófagos, era un panteón muy visible y representativo de la familia del propietario. En formato imperial, hay unas instalaciones de este tipo en Centcelles, cerca de Tarragona, sobre las que el Instituto Arqueológico Alemán de Madrid ha realizado y publicado un estudio. Algunos indicios que señalan hacia fortificaciones íberas en las mesetas de la región descubren otros objetivos para posibles excursiones, a ser posible sin que llueva.

Por último, los arqueólogos entregaron a los visitantes unas cajitas, confeccionadas con esmero, que contenían muestras de yeso, Lapis Specularis y otros minerales de la región; en cierto sentido se les podría llamar «bombones» de piedra. Con ellos, esta excursión tan informativa como entretenida permanecerá en el recuerdo de los Amigos del Instituto Arqueológico como una experiencia muy agradable.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...