HISTORIA


In memoriam Pedro Morales Cuenca.
En la localidad conquense de Torrejoncillo del Rey, fue descubierta en el año 1955, por D. Pedro Morales, una cavidad revelada en sueños, como el lugar donde se hallaba oculto un singular tesoro escondido en un palacio de cristal. La cavidad resultó ser una mina romana de lapis specularis, de la que no quedaba ni el recuerdo, y tras la expectación inicial, y sobre todo, tras la muerte de Pedro Morales, fue relegada al olvido.
Retomada su exploración desde la perspectiva de una investigación arqueológica en el marco del Proyecto "Cien mil pasos alrededor de Segóbriga" para el estudio la minería romana del lapis specularis, la mina ha sido intervenida desde varias disciplinas científicas revelándose como una de las más atractivas para la investigación.
Apenas un kilómetro al noroeste de la población conquense de Torrejoncillo del Rey, se localiza al lado de un antiguo camino con dirección a Valparaiso de Abajo, una pequeña elevación conocida como el Cerro de la Mora Encantada. El sitio, al igual que otros incontables parajes de la geografía hispana, recoge la toponimia de "Mora Encantada", y como en otras localidades, es sinónimo de leyendas relacionadas con la tradición oral y con la pervivencia de substratos culturales que reflejan la antigüedad y el recuerdo histórico del lugar.
En el caso concreto de Torrejoncillo del Rey, según su leyenda particular más o menos aderezada con las lógicas variantes, en la madrugada de San Juan (24 de junio) y en tiempos ya remotos, solía aparecerse una joven princesa mora de excepcional belleza, que peinaba su larga cabellera sobre el cerro, hasta que una vez fue sorprendida por un hombre, desapareció como por encanto, y desde entonces, no volvió a salir jamás. Tras su desaparición, el pequeño cerro fue conocido con el legendario nombre de "Mora Encantada" que aún perdura.
El mito, como en otros lugares e incluso en otros países, no hace sino enmascarar una manifestación de nuestro pasado histórico de difícil explicación para la comprensión de la población local, que sustenta y adorna la leyenda con el reflejo de tesoros y encantamientos que perduran en la memoria colectiva a lo largo de los siglos.
En la mencionada localidad, en el año de 1955, el vecino del pueblo D. Pedro Morales Cuenca, soñó que en el mencionado cerro de "La Mora Encantada", encontraba tras excavar, un ataúd blanco que contenía en su interior un tesoro de monedas de oro.
Confiado en el vaticinio onírico de la ensoñación, decidió contárselo a su amigo Alfonso Feijoo López y a su yerno Juan García Teruel, a los que convenció para que le secundaran en la tarea de hacerse con una previsible fortuna.
Decididos en la empresa y tras excavar los cinco metros, dieron con las paredes de un pozo picado a mano y colmatado de escombros, que continuaron hasta llegar a unos veinticinco metros de profundidad. Alcanzada esta cota, pudieron acceder a través de un boquete a una gran estancia de la que partían infinidad de galerías, y en donde las paredes estaban tapizadas de cristal. El supuesto palacio de la Mora Encantada se abría ante sus ojos...
Las burlas e incluso coplas por parte de algunas gentes del pueblo con las que se acompañó la titánica tarea de excavación de los implicados, se trocaron en sorpresa y admiración ante la aparición de un lugar críptico lleno de fulgurantes espejos y brillos mágicos.
El descubrimiento de la cavidad tuvo en su momento una gran notoriedad y repercusión social, de manera que hasta se dispuso desde el Gobierno Civil de la provincia del envío de tres dotaciones de la Guardia Civil para poner orden entre los curiosos y requisar el presumible tesoro por aparecer.
Por su parte, la prensa nacional se hizo eco de la noticia y mandaba a sus corresponsales a la localidad conquense de Torrejoncillo del Rey para entrevistar a los protagonistas y narrar tan atrayente y sugestiva historia.
Pedro Morales había soñado con anterioridad que en una finca de su propiedad tras excavar un pozo encontraba agua. Para sorpresa de propios y extraños, excavó y encontró agua en un lugar que parecía imposible, y en el que aún hoy no falta el agua ni en los veranos más tórridos, por lo que su presagio fue tomado totalmente en serio por Alfonso Feijoo y Juan García.



viernes, 21 de octubre de 2011

EL PARQUE DE LA VENA DEL YESO EN ITALIA COLABORARÁ CON LAS MINAS DE LAPIS CONQUENSES


Dirigentes italianos visitaron recientemente las minas de Torrejoncillo del Rey y Saceda del Río con el objetivo de desarrollar proyectos y actuaciones conjuntas


El Director del Parque Regional de la Vena de Yeso de Romaña Massimiliano Costa, junto con el Presidente de la Federación Espeleológica Regional de Emilia-Romaña Massimo Ercolani y los miembros del Speleo GAM Mezzano, Piero Lucci, Baldo Sansavini y Stefania Cottignoli, visitaron en el mes de Octubre las minas romanas de lapis specularis de la provincia de Cuenca junto con varios miembros del Proyecto Cristales Virtuales 3.0 y de la Asociación Lapis Specularis.

La visita a las minas de yeso especular se llevó a cabo en la provincia de Cuenca, donde se visitaron la mina romana de la Mora Encantada en Torrejoncillo del Rey, junto con varios minados del complejo minero de Saceda del Río en Huete, así como el yacimiento romano de la Muela del Pulpón en Carrascosa del Campo (Campos del Paraíso).

Con esta visita institucional, se pretende establecer una línea de colaboración y de puesta en común entre los representantes del Parque de la Vena del Yeso (junto a los equipos de trabajo espeleológico que desarrollan su actividad en el mismo), con el equipo de investigación y estudio de las minas romanas de lapis specularis españolas. Así como el desarrollo de proyectos y actuaciones conjuntas, que tenga como nexo de unión la puesta en valor de las regiones de yesos explotadas históricamente durante época romana y que hoy en día son un patrimonio cultural en sí mismas.

Los asistentes italianos, respondieron a la invitación española de visitar el área de yesos de Castilla-La Mancha para poder comprobar in situ la realidad de las minas de yeso especular españolas y poder comparar éstas con los posibles indicios mineros romanos ahora identificados en Italia, de modo similar a lo que hace poco tiempo ocurrió con las minas romanas de Almería, reconocidas y descubiertas gracias a la difusión y divulgación de los trabajos arqueológicos de las minas romanas castellano manchegas.

La valoración que el equipo italiano hizo del área kárstica y minera del yeso especular fue muy positiva, al comprobar la gran extensión de la zona de yesos y la importancia de los valores naturales y patrimoniales de los mismos, sobre todo en el espacio protegido de las estepas yesosas de la Alcarria conquense (más de 11.000 Ha. que comprenden las áreas más extensas y más representativas de la provincia de Cuenca). El interior subterráneo de las minas centro principalmente su atención e interés, por la similitud y parecido con sus cavidades, especialmente en los afloramientos internos de yeso cristalino, muy parecidos a los de la región italiana de Emilia-Romaña.

Con la visita, nuestros visitantes pudieron comprobar las claves e indicios que identifican los trabajos mineros romanos y como reconocer las áreas mineras del yeso, aunque las mismas se encuentren colmatadas o camufladas en el paisaje. Experiencia que les permitirá replantear lo conocido de su zona en una nueva visión e interpretación de sus cavidades y su posible explotación en época romana, especialmente en la conocida como gruta de la lucerna, una cavidad situada en el Monte Mauro de la vena del yeso del parque italiano, donde el trabajo minero romano parece costatarse de manera más que evidente.

1 comentario:

Andrea Benassi dijo...

Buenos días,
Sólo una corrección, mi nombre es Andrea Benassi y yo quería decirte que el descubrimiento de la cueva de la 'Lucerna' como una mina de 'lapis specularis' se debe a que el grupo espeleológico de Casola Valsenio (Sakunussen Sociedad Espeleológica)
Saludos cordiales

Dr. Andrea Benassi

http://casolaspeleo.blogspot.com/

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...