In memoriam Pedro Morales Cuenca.


En la localidad conquense de Torrejoncillo del Rey, fue descubierta en el año 1955, por D. Pedro Morales, una cavidad revelada en sueños, como un lugar donde encontraría un singular tesoro escondido en un palacio de cristal.

Tres meses de intensos trabajos dieron como resultado el hallazgo de una cavidad subterránea que resultó ser una mina romana de lapis specularis, de la que no quedaba ni el recuerdo.

En la actualidad, gracias a la intervención de la asociación arqueológica: Cien mil pasos alrededor de Segóbriga y la diputación provincial de Cuenca, se ha convertido en lugar de obligada visita tanto por su interés histórico como cultural.

Si deseas saber más sobre esta historia, accede mediante este link

https://moraencantada.blogspot.com/2011/04/historia-de-un-sueno.html


lunes, 15 de junio de 2020

10 CUEVAS MARAVILLOSAS QUE VISITAR EN ESPAÑA





Las maravillas naturales no solo están en la superficie. Bajo tierra, a metros de profundidad, la naturaleza también nos ha regalado impresionantes creaciones como cuevas y grutas. Algunas de ellas ya fueron utilizadas por nuestros antepasados hace millones de años para refugiarse, o como necrópolis. Ellos son los responsables de haber llenado de arte algunas paredes rocosas.
Las pinturas rupestres nos permiten hacernos una idea de cómo era la vida en el Paleolítico. Dibujos de animales principalmente que, en algunos casos, su belleza se acaba fusionando con las creaciones naturales propias de la cueva. El agua, la temperatura y las propiedades del terreno subterráneo han creado auténticas obras compuestas de techos cubiertos de estalactitas, estalagmitas, columnas, etc.
España es un país que cuenta con un gran número de cuevas: la de Nerja en Málaga, Altamira en Cantabria, Valporquero en León, las cuevas del Drach en Mallorca… Aquí os dejamos una pequeña representación de aquellas que forman parte del patrimonio del país, o que sorprenden por su belleza.

1. Cueva de Altamira (Cantabria)






A 2 kilómetros de Santillana del Mar –elegida en 2019 como la Capital del Turismo Rural– están la cueva de Altamira. La Capilla sixtina del arte rupestre cuyos grabados del Homo Sapiens datan del Paleolítico Superior.
La cueva fue descubierta en 1879 y, para evitar su deterioro, su entrada está restringida a cinco personas a la semana. La selección es por sorteo. Justo al lado, para saciar los deseos de los amantes del arte, se abrió la Neocueva de Altamira. Una réplica de la cavidad original donde se pueden ver expuestos una copia de las pinturas y grabados encontrados.
Los dibujos representan bisontes, caballos, cabras, ciervos y figuras abstractas que, en su conjunto, desde 1986 son Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO.

2. Cuevas del Drach (Mallorca)








Las cuevas del Drach son un tesoro bajo tierra de las que hay constancia desde la Edad Media. Aunque no fue hasta el siglo XIX cuando los exploradores M.F. Will y, posteriormente, E.A. Martel descubrieron todas las cavidades. A 25 metros de profundidad se encontraron un techo cubierto de estalactitas, varias pozas de agua cristalina y, como colofón, Martel halló un inmenso lago turquesa que hoy lleva su nombre.
Tal belleza no podía no mostrarse, así que a principios del año XX las cuevas fueron acondicionadas para poder ser visitadas. En total se trazó un recorrido de 1.200 metros, se crearon unas escaleras de acceso y se realizó la instalación eléctrica, obra de Sr. Buigas.
Desde 1935 en el lago Martel se ofrece a los visitantes un concierto de música clásica acompañado de efectos luminosos. Además de que se ofrece la opción de navegar por el lago.
Las cuevas del Drach son una de las atracciones turísticas más populares de Mallorca, por lo que en los meses de verano están algo masificadas. Están situadas al este de la isla, en Porto Cristo, muy cerca de Manacor.

3. Jameos del Agua (Lanzarote)






La palabra jameo, en lengua aborigen, significa agujero que se produce al hundirse el techo de un tubo volcánico. De ahí la primera parte del nombre de esta cavidad que fue creada tras las erupciones del volcán Corona. La segunda parte, «del Agua», hace referencia a su lago interior; originado por las filtraciones marinas.
El resultado, una cavidad volcánica de formas peculiares a la que César Manrique quiso dotar de colorido y personalidad. Una joya muy apreciada en la isla de Lanzarote.
Te sorprenderá la originalidad de su auditorio, la piscina de aguas turquesas, el puente de la Atlántida, los helechos que cubren parte de la roca o los cangrejos ciegos que habitan la zona, una especie endémica que llega con la pleamar.

4. Cueva de Valporquero (León)







Hace un millón de años, las aguas que emanaban del arroyo de Valporquero se comenzaron a filtrar por la roca caliza creando una gran cueva cubierta de estalactitas y estalagmitas.
Su gran boca de entrada nos da una pista de la belleza que nos encontraremos dentro: siete salas y galerías conocidas como Pequeñas maravillas, Gran rotonda, Hadas, Cementerio estalactítico, Gran vía, Columna solitaria y Maravillas. Además de algunas asombrosas formaciones que tienen nombre propio, como El fantasma, La virgen con el niño, Las gemelas o la Torre de Pisa.
La cueva de Valporquero también permite practicar la espeleología. Al final de la sala de la Gran Vía hay un recoveco que permite acceder hasta el Curso de aguas, donde hay galerías, saltos, pasos entre lagos y varias cascadas naturales.
La cueva de Valporquero está situada en la pedanía de Valporquero de Torío, en la montaña de León.

5. Cueva de Nerja (Málaga)








Una joya geológica y artística situada a 158 metros sobre el nivel del mar. La cueva de Nerja fue descubierta en 1959 por un grupo de vecinos que estaban buscando murciélagos. No fueron los primeros en visitarla -se dice que en el interior de unas de las galerías encontraron dos esqueletos junto a unas cerámicas- aunque sí los que dieron a conocer su existencia.
La cueva de Nerja está compuesta de tres galerías cubiertas de diferentes formaciones geológicas como estalactitas, estalagmitas, gours y columnas. Lo más sorprendente es que, en algunas de sus paredes, también se han encontrado más de 580 pinturas rupestres del Paleolítico Superior. Esta última parte no está abierta al público para ayudar a conservarlas.
La cueva de Nerja está situada en Maro, una pedanía de Nerja, Málaga. En 2006 fue declarad Bien de Interés Cultural.

6. Mina Romana de La mora encantada (Cuenca)

Fotografía: Javier Morales


En Torrejoncillo del Rey, Cuenca, está la mina romana de La mora encantada. Un antiguo yacimiento romano que fue descubierto en 1953 por un vecino de la zona. Está situado en el homónimo cerro, que se llama así por una antigua leyenda que decía que en aquel lugar había un tesoro y una princesa mora con poderes. El hombre, excavando para encontrar el botín, acabó encontrando un antiguo pozo romano y la mina de La mora encantada.
Aquí es donde los romanos explotaron el lapis specularis o cristal de la Hispania, un yeso transparente que, en aquella época, se utilizaba como cristal de ventanas. En total, la mina cuenta con más de un kilómetro de galerías situadas a unos 40 metros de profundidad.

7. Gruta de las Maravillas (Huelva)








La gruta de las Maravillas fue la primera cueva visitable de España. Fue abierta al público en 1914, aunque su descubrimiento data del siglo XIX.
Está situada en el centro de Aracena, entre casitas encaladas. Existen varias teorías sobre cómo se encontró. Una de ellas dice que fue un pastor que estaba buscando a una res. Otra, que fue debido a la mina que allí había. Lo que sí está claro es que la gruta de las Maravillas se ha convertido en una visita imprescindible en Huelva.
A través de un recorrido guiado de unos 45 minutos, los viajeros pueden recorren 1.200 metros y observar las formaciones de estalactitas, estalagmitas, columnas, gours, coladas, etc. La ruta pasa por diferentes salones, galerías, lagos y ríos subterráneos ubicados bajo el cerro del Castillo. Cada parte del itinerario es diferente.

8. Coves de Sant Josep (Castellón)








Las cuevas de Sant Josep guardan el río subterráneo navegable más largo de Europa. Justo a su entrada está el embarcadero donde están las barcas de la visita. En total, la cavidad tiene 2.750 metros, por lo que es la cavidad de mayor recorrido de la provincia de Castellón y la 2ª de la Comunidad Valenciana.
La cavidad data del Paleolítico Superior, pues en el yacimiento se encontraron varias pinturas rupestres de la época. También la existencia de un poblado ibero en los alrededores han permitido a los historiadores saber que ya en su día fue explorada por los iberos y también por los romanos, pues se encontró una lápida de la época.
En el siglo XIX, algunos vecinos tenían la costumbre de retarse para ver quién llegaba más lejos dentro de la cueva. Algunas galerías eran peligrosas debido a las subidas del nivel del agua. Fue en 1936 cuando se decide poner una barca para poder adentrarse en las cuevas. Aunque no es hasta los años 50 cuando espeleólogos la visitan y realizan un mapa del lugar.
Las cuevas de Sant Josep están situadas en Vall de Uxó, en Castellón.

9. Cueva de los Enebralejos (Segovia)





Con 3.670 metros de longitud, la cueva de los Enebralejos es la cavidad más larga del Sistema Central. Está ubicada en el pueblo de Prádena de la Sierra, en Segovia, a solo una hora de Madrid.
Durante la Edad de Cobre, la cueva fue utilizada como necrópolis. De aquella época, y de la Edad de Bronce, se han encontrado cerámicas, huesos, ajuar funerario y pinturas en las zonas donde se realizaban los enterramientos.
Dice la leyenda, que durante el reinado de los Reyes Católicos, este fue un escondite de los judíos, por eso la Santa Inquisición ordenó tapiar su entrada. Su hallazgo no tuvo lugar hasta el siglo XX, también cuando se abren al público.

10. Cuevas del Cerro del Águila (Ávila)








24 de diciembre de 1963. Cuatro jóvenes que estaban en el cerro del Águila, en el valle del Tiétar, se sorprenden al ver salir vapor del suelo. La curiosidad por saber qué era aquello les llevó a descender con una cuerda un agujero de unos 60 centímetros. Al llegar al interior, gatearon hasta encontrarse en la galería principal. Entendieron que el vapor estaba ocasionado por las diferencias de temperatura entre el interior de la cueva y el exterior.
Salir no fue tan fácil como entrar, ya que necesitaban volver por el mismo agujero. Una vez lo encontraron, los chicos proclamaron su hallazgo. Desde 1964, las cuevas del cerro del Águila están abiertas al público.

El recorrido tiene unos 1 kilómetros de longitud y en él se puede ver la variedad de texturas y colores de la cueva. También hay estalactitas, estalagmitas, columnas y coladas.

Fuente: https://www.escapadarural.com/blog/cuevas-increibles-que-visitar-en-espana/  



lunes, 8 de junio de 2020

HOMENAJE A LAS VICTIMAS DEL COVID









Con esta entrada, rendimos desde el blog, un sentido homenaje a todas aquellas personas que se nos fueron a causa del corona virus; los enfermos y muchos de sus cuidadores.
Numerosos familiares y amigos de los mismos, no se pudieron despedir adecuadamente de sus seres queridos. Perdieron la oportunidad de acompañarlos en sus últimos momentos; cuando todo lo superfluo sobraba y les faltaba lo necesario para partir en paz: una lágrima derramada, una caricia, una cálida mano, una mirada de aliento.
Las despedidas siempre resultaron tristes, en este caso excepcional, peor fue no poder hacerlo.
Descansen en paz. Nos quedamos con vuestro recuerdo.


Este enlace os dará acceso al vídeo.


https://www.youtube.com/watch?v=ZMI_3JZwvS0&t=49s


Fuente: https://abrazodelibro.blogspot.com/

martes, 19 de mayo de 2020

CALZADAS ROMANAS

Las arterias del imperio.

Calzada romana  en el Museo Romano de Mérida.
calzada romana. museo de Mérida


Roma fue una civilización pionera en muchos campos, fascinante, y que sustentó los pilares de su poder y dominio sobre medio mundo en un vasto entramado de calzadas que recorría más de 300.000 kilómetros, según los cálculos de los expertos. Los romanos construyeron vías principales que unían las grandes ciudades del Imperio y funcionaban como redes de transporte —sus trazados todavía encuentran reflejo en las infraestructuras actuales—, otras secundarias para conectar asentamientos más pequeños e incluso caminos esporádicos levantados por las propias legiones durante una campaña militar que luego eran abandonados.

El mapa de Hispania

En el caso de Hispania, las primeras calzadas levantadas por los romanos, fundamentalmente de uso militar, se remontan a en torno el año 120 a.C en la zona de Cataluña. A medida que fueron conquistando la Península, dieron forma a una imponente red de infraestructuras viarias, como se puede apreciar en el mapa elaborado por Pau de Soto. Algunas de las más importantes fueron la Vía Augusta, de unos 1.500 kilómetros y que iba desde Cádiz hasta los Pirineos bordeando el Mediterráneo —como la A7 de hoy en día—, o la Vía de la Plata, desde Augusta Emerita (Mérida) hasta Asturica Augusta (Astorga).
Otro elemento epigráfico fundamental para conocer los trazados de las carreteras romanos son los miliarios, unas columnas cilíndricas de piedra de entre 2 y 4 metros de altura que indicaban el número de millas existentes desde su emplazamiento —sobre todo en puentes, en los templos cercanos o en los arcos monumentales de entrada a las ciudades— hasta el punto de origen de la vía donde se encontraban, que generalmente partía de una localidad. También podían indicar la distancia a una bifurcación de caminos o a un accidente geográfico.
Además, algunos de esos miliarios, que eran como una suerte de señales de tráfico antiguas, indicaban el nombre de la autoridad que promovió la construcción o reparación de la vía y, por lo tanto, la época de su realización. A partir de esta información, en Hispania el mayor volumen de construcción de calzadas se registró cuando Trajano y Adriano, nacidos en Itálica, fueron nombrados emperadores. Otros prínceps como AugustoClaudioVespasianoDomiciano o Nerva también impulsaron la red de comunicaciones hispana, que destacó por su carácter periférico: resultaba más fácil exportar los productos hasta Roma por el mar que cruzando medio continente.

Elemento de propaganda

Además de servir como mecanismo de transporte de bienes y personas, las calzadas se revelaron en una herramienta más para consolidar el domino de Roma. "Las infraestructuras son un elemento político muy importante: los romanos premiaban o penalizaba a territorios construyendo vías o no en función de su postura en los conflictos bélicos. Roma construía unas infraestructuras muy imponentes no solo por su funcionalidad, sino para demostrar el nivel de conocimiento y los beneficios de estar bajo su gobierno. Era un elemento de propaganda básico".
Todas las calzadas romanas interurbanas no estaban pavimentadas de piedra, eso es un error tremendamente extendido. Excepto la Vía Apia, el resto no se enlosaban porque los caballos no llevaban herraduras, como mucho se les ataban unas hiposandalias. El mejor firme para ellos era de tierra apisonada, que las convertían en porosas y de grano fino".
¿Y quiénes fueron los encargados de su construcción?  Los investigadores tampoco se ponen de acuerdo. Una teoría que está bastante descartada es que mayoritariamente fuesen militares: los legionarios solo construían las vías que les interesaban a ellos, que se realizaban en época de conquista y eran perecederas, solo para hacer una campaña. Después, seguramente sí que se utilizó mano de obra esclava, pero también muchísimos especialistas, que podían ser libertos o esclavos. Debían de ser cuadrillas especializadas porque eran grandes infraestructuras. Únicamente en casos muy puntuales tenemos noticias del papel del ejército en la construcción de algunas infraestructuras".










lunes, 11 de mayo de 2020

RUTA DEL LAPIS

Ruta por las minas romanas de Lapis specularis de Castilla la Mancha




La provincia de Cuenca cuenta actualmente con importantes y abundantes vestigios arqueológicos de la actividad minera desarrollada en época romana para la explotación del lapis specularis. Este es un tipo de yeso selenítico que por el tamaño y la transparencia de sus cristales, se empleó a modo de vidrio de ventanas y otras aplicaciones de igual índole, exportándose a todo el  Mundo Romano, siendo además las minas de este tipo más importantes del Imperio.
Se asientan geológicamente sobre los terrenos de Edad Terciaria de la Cuenca de Loranca, en un espacio físico con 27 complejos mineros, algunos de los cuales contabilizan sus minas por centenares, extendidos por tres regiones naturales de Castilla-La Mancha (Alcarria, Sierra y Mancha) de las provincias de Cuenca (al Sur) y Toledo (al Este), a lo largo de 6.000 Kms2.   
Tal como atestigua Plinio el Viejo, el lapis specularis de Hispania se localizaba en una extensión de cien mil pasos romanos (147 km) alrededor de la ciudad de Segóbriga (Saelices, Cuenca), debiendo esta ciudad romana su fortuna a ese mineral.



La explotación de estos yacimientos se desarrolló fundamentalmente en época aItoimperial romana, abandonándose las minas a lo largo del siglo II (d.c). Desde esta época hasta nuestros días, no se realizaron trabajos extractivos en ellas, salvo quizá alguna explotación puntual y limitada. De este modo, los minados romanos se mantienen prácticamente intactos, tal como fueron abandonados, localizándose numerosos indicios y registros que permiten hoy en día interpretar el modo en que su laboreo se llevó a cabo.
Las minas localizadas son siempre subterráneas, generalmente con profundidades someras, que no suelen superar los 30 m medidos desde superficie. Las galerías son generalmente de sección reducida, con frecuencia menor de 1 m2, aunque es muy habitual localizar cámaras que, en ocasiones, llegan a tener varios metros de altura. El acceso original a los minados se realizaba bien por pozos, o mediante socavones subhorizontales. No obstante, hoy en día, los accesos más frecuentes son los que se generan de forma natural por colapso de galerías o cámaras.
Actualmente están abiertos al público las minas de La Mora Encantada en Torrejoncillo del Rey (Cu), La Condenada y La Vidriosa en Osa de la Vega (Cu) y Las Cuevas de Sanabrio  de Saceda del Rio en Huete (Cu).



La Mina de la Mora Encantada
La mina de la Mora Encantada en Torrejoncillo del Rey (Cuenca) se encuentra en una pequeña elevación conocida con el nombre del cerro de “La Mora Encantada”.
Yacimiento de yeso especular o selenítico en la que los romanos explotaron el famoso lapis specularis o cristal de la Hispania, un yeso transparente que en época romana se utilizaba como cristal de ventanas. Es uno de los cientos de minas descubiertas en esa zona.
Cuenta con dos pozos de extracción y una entrada escalonada y tres zonas de las cuales la más profunda se inunda con frecuencia. Cuenta con más de 1 km. de galerías, a más de 40 mts. de profundidad y tres niveles de explotación.
Permite adentrarse en una cavidad con 2.000 años de antigüedad, en la que las salas y galerías muestran las huellas de herramientas mineras junto a un universo geológico cristalino presente en las paredes y techos.









Mina de la Condenada | Lapis Specularis
El complejo minero de lapis specularis de Osa de la Vega, es uno de los primeros conjuntos mineros en ser explotado, en los siglos I y II d. C. y tras su posterior agotamiento, abandonado. En el paraje de Las Horadadas se encuentra la mina visitable de La Condenada, de un conjunto que consta de 25 minados con gran desarrollo de pozos y galerías. Se trata de una mina con casi 1 km. de galerías y su buen estado de conservación hacen de la misma una referencia obligada de la minería romana de la Antigüedad. En sus galerías continúan quedando zonas de enterramiento visigodo, herramientas de extracción y otras piezas de época romana con una morfología apenas sin alteraciones.



Minas de la Vidriosa | Lapis Specularis

En otro paraje de Osa de la Vega, el denominado La Vidriosa, se encuentra otro minado de gran importancia destacando esta mina visitable que debe su nombre al material del yacimiento, preciado por ser traslúcido y el antecesor del vidrio.



Minas de las Cuevas de Sanabrio de Saceda del Río | Lapis Specularis

El complejo de Saceda del RÍo es uno de los 7 complejos radicados en el término municipal de Huete; sus minas se hallan en un lugar conocido como “Cuevas de Sanabria o Sanabrio”. El complejo cuenta con 16 minados de los cuales 8 son accesibles a su interior y de un centro de procesamiento en un lugar central del propio complejo. Sus minados son de fácil acceso con entradas horizontales y con gran estabilidad estructural y sencillo recorrido.


Información general

TORREJONCILLO DEL REY | MINA DE LA MORA ENCANTADA
Cerro de la Mora Encantada, Torrejoncillo del Rey, 16161 Cuenca.
Se accede desde la autovía A-40 de Castilla-La Mancha (Tarancón – Cuenca). Salidas 263 y 270 a Torrejoncillo del Rey.
Teléfono del ayuntamiento: 969 27 80 07 | Teléfono de información: 669 71 87 62
Correo Electrónico: torrejoncillo.administracion@dipucuenca.es
IMPORTANTE: Confirmar previamente la visita a la mina en el número de teléfono: 669 71 87 62 

OSA DE LA VEGA | MINA DE LA VIDRIOSA Y DE LA CONDENADA
Punto de encuentro y recepción de visitantes
Centro de Estudios e Interpretación de la Minería Romana del Lapis Specularis
C/ del Agua, 4 Osa de la Vega – 16423 – Cuenca (Castilla-La Mancha)
Correo electrónico: lacondenada@lapisspecularis.org
Web: https://www.minalacondenada.com/ | Facebook: @minalacondenada | Twitter: @MinaLaCondenada

HUETE | CUEVAS DE SANABRIO DE SACEDA DEL RIO
Oficina de Turismo: 969 37 13 26 | Correo electrónico: turismo@huete.org
Empresa Cuenqueando: http://cuenqueando.com/

HORARIOS

TORREJONCILLO DEL REY | MINA DE LA MORA ENCANTADA
Abierta desde 1 de marzo a 31 de octubre

OSA DE LA VEGA | MINA DE LA VIDRIOSA Y DE LA CONDENADA
Sábados:
 11:00 - 13:00 h. y 16:00 -18:00 h. | Domingos: 11:00 - 13:00 h. | Lunes a viernes: grupos organizados y colectivos

HUETE | CUEVAS DE SANABRIO DE SACEDA DEL RIO
Visitas guiadas en el siguiente horario
Confirmar horario en Oficina de Turismo de Huete. Tel. 969 37 13 26
Visitas fuera de horario consultar con la Oficina de Turismo de Huete. Sólo para grupos a partir de 10 personas
Verano (de abril a octubre)
Sábados: 12:30, 13:00, 13:30, 17:00 y 17:30 h.
Domingos: 12:30, 13:00 y 13:30 h.
Invierno (de noviembre a marzo)
Sábados: 10:30, 11:00, 11:30, 16:00, 16:30 y 17:00 h.
Domingos:10:30, 11:00, 11:30 h.

    VISITA

    TORREJONCILLO DEL REY | MINA DE LA MORA ENCANTADA
    General 6 € adultos | Reducida 4 € niños de 5 a 12 años, jubilados y grupos concertados mínimo 25 personas.
    No incluye el transporte hasta la instalación.
    Imprescindible llamar para reservar.
    Duración estimada para la visita: 45 minutos.
    OSA DE LA VEGA | MINA DE LA VIDRIOSA Y DE LA CONDENADA
    10 € por persona en visita guiada con una duración aproximada de 2 horas.
    8 € para grupos a partir de 7 personas.
    Reservas: 647 75 33 76 (de 10 a 13h de lunes a viernes). Preguntar por Miguel Ángel Rada
    HUETE (CUEVAS DE SANABRIO DE SACEDA DEL RIO
    Visita guiada 3€ | Reducida 1,5 € jubilados y desempleados | Gratuita para menores de 10 años (acompañados de 1 adulto).
    Precio para grupos: 3€ (Hasta 10 personas) / Más de 10 personas consultar con OIT de Huete.
    El Yacimiento permanecerá cerrado: Navidad, Año Nuevo y Día de Reyes
    Duración estimada de la visita: 30 minutos.

    Fuente informativa:

    Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...